Posicionamiento de la Empresa frente al empleado

El Posicionamiento es posiblemente uno de los conceptos más manejados en el mundo del management actual y, sin embargo, es uno de los peor entendidos a la hora de definirlo y de ponerlo en práctica. Este concepto adquiere una relevancia básica y fundamental. A pesar de ello, son pocas las compañías que acometen una estrategia clara de posicionamiento.

Posicionamiento, es el lugar que ocupa nuestra marca en la mente del consumidor, por tanto, podríamos definirlo como la imagen percibida por los consumidores de mi compañía en relación con la competencia.  El primer concepto de importancia es que, efectivamente, el Posicionamiento es una batalla de percepciones entre mi marca y mi compañía y la de los competidores.

Y el segundo concepto de interés, es que al ser el ámbito de las percepciones, se juega sobre todo en la mente del consumidor. Es por ello que en el proceso de Posicionamiento, no solo cuentan las acciones que desde la empresa desarrollemos, sino que también dependerá de los públicos de interés que afecten a nuestra comunicación y de las percepciones del consumidor, así como de las acciones desarrolladas por la competencia.

Y tercero, y no menos importante, qué imagen o cómo perciben a esta empresa sus propios empleados.

Existen tres pilares que son básicos para entender el fenómeno del Posicionamiento. El primero es el de identidad, que debe ser comprendido como lo que nuestra empresa realmente es.

El segundo es la comunicación, que representa lo que la empresa pretende transmitir al público objetivo.

El tercer pilar es la imagen percibida, que es el cómo realmente nos ven los consumidores, y nuestro público interno, cosa que será comunicada a través de analizar, de manera interna, nuestra identidad corporativa, examinando nuestra misión, visión, cultura, objetivos y atributos a proyectar; y de manera externa, la imagen percibida por los grupos de interés.

Una vez realizado este proceso, es necesario que midamos la eficacia de nuestra comunicación a través del análisis nuevamente de nuestra identidad e imagen percibida. Si es coincidente con nuestros objetivos, nos mantendremos vigilantes y realizaremos trabajo de mantenimiento del posicionamiento. Si no es coherente con lo planificado, se tomarán las medidas pertinentes para llegar al objetivo fijado.

Por tanto, la estrategia de posicionamiento es algo vivo, que siempre debe estar presente en la agenda de los directores, y que no es estático, ya que la competencia y las percepciones de los consumidores  y empleados cambian de forma constante, por lo que el trabajo de posicionamiento ha de ser continuo. 

Es importante recordar que el posicionamiento es un proceso que se trabaja de manera constante y a largo plazo, y que es imposible conseguir un posicionamiento coherente y consistente si no se ha implicado a toda la organización en este proceso, si no hay un apoyo claro de la dirección y si no se comunica de forma adecuada a todos los empleados y colaboradores de la compañía.

Pero hagamos énfasis en el empleado.

Pues bien, sí es importante comunicar al exterior (a los consumidores), pero es igual de importante, o incluso más, comunicar al interior de la empresa (a los empleados), puesto que los empleados son los mejores (y en ocasiones, los peores) voceros de la compañía: ejemplo: si un empleado de cualquier empresa habla muy mal del lugar en que labora frente a un grupo determinado, es muy probable que éste modifique su conducta y/o sus pensamientos en torno a la empresa.  Es por ello que las empresas deben acentuar las formas en las que la comunicación une a los miembros en interpretaciones compartidas de la realidad de la empresa.  Para lograr este objetivo, es menester desarrollar una cultura corporativa o ideología organizacional que generará normas, valores y creencias en los miembros de la empresa. La cultura corporativa tiene la encomienda de dirigir las acciones de los empleados, de proporcionar una lógica a los comportamientos y acciones organizativas y, lo más importante, posicionar una imagen positiva de la empresa en la mente del empleado. Estas acciones son las que van a forjar la lealtad  y la fidelidad del empleado en torno a la empresa y las que van a permitir que el empleado hable bien al exterior de la misma.

Para un posicionamiento dentro de la empresa: comunicación interna.

Posicionar positivamente el lugar de trabajo en la mente del empleado no es sencillo; se requiere de conocimientos y técnicas de comunicación e imagen pública, elementos que poseen los especialistas en comunicación interna. La comunicación interna enfatiza la importancia del individuo y de las relaciones sociales en la vida de las organizaciones. La comunicación interna sugiere estrategias para mejorarlas  a través del aumento de la satisfacción del empleado y ayudando a los individuos a alcanzar su potencial humano. Que la empresa esté eficazmente posicionada en la mente del trabajador es conseguir la cooperación, colaboración, motivación, inspiración e involucramiento de todos los miembros de la empresa.  De esta manera, la empresa será más productiva pero también más competitiva, y, por ende, el producto que ofrece la empresa ocupará una mejor posición en la mente de los consumidores. En conclusión La comunicación interna tiene como principal objetivo que la relación o asociación mental del empleado en torno a la empresa diste de ser negativa. Si la empresa no se posiciona primero positivamente en la mente del empleado, difícilmente se influirá en la percepción de los clientes.  Algunos efectos negativos de desconocer el papel de la comunicación interna hoy en día son: la no identificación del empleado con la empresa; la falta de especificación de funciones y cometidos; el desconocimiento de los avances tecnológicos; la  creación de un sistema informal de comunicación; y la baja productividad de la empresa (de la cual todos conocemos sus efectos). Hoy en día no basta con ser bueno, hay que parecerlo y sobre todo hay que estar convencido absolutamente de que se es bueno.

VIP Personnel
VIP Personnel
Estamos comprometidos en soluciones diferenciadoras en Staffing, Human Capital Development & Outplacement, respondiendo a las necesidades de nuestros clientes a través de procesos y herramientas que obtengan lo mejor del talento para maximizar el desempeño.